manteles-navidenos-pintados-a-mano.jpg

Las mesas navideñas llaman siempre la atención. Desde la decoración que tengan arriba, hasta el mantel que se utilice. En el caso de los manteles, si queremos que realmente nuestra mesa llame la atención lo que podemos hacer es pintarlos. No es una técnica sumamente sencilla pero vale la pena, porque la mesa se lucirá de una manera muy bonita.

Aquí te presentaremos algunos consejos a tener en cuenta para que tu mantel pintado a mano quede de lo más bonito. Lo que necesitas obviamente para comenzar es una tela blanca, que en lo posible debe estar lavado con anterioridad. Lo que hay que hacer luego es diluir bien la pintura (que debe ser para tela) con agua. Si no eres muy canchera con este tema, lo que puedes hacer es descargar bastante el pincel o la brocha con pintura en una servilleta de papel para no manchar cuando la apliques sobre la tela.

Lo mejor es en estos casos es conseguir plantillas de esténcil para que sea más sencillo. Lo que se hace es adherirlas con cinta de papel sobre la tela, y con esa técnica del pincel casi seco y dando golpecitos se va pintando la tela por lo delimitado por la plantilla. Luego de que esté bien seco, no antes para que no se corra, se retira la plantilla y se une lo que falta o se le dan pequeñas pinceladas a los detalles con un pincel fino y con pintura bien diluida para que corra. Dejar secar y utilizar. Nada más, el mantel ya quedará listo para ser usado.